Coronavirus, mantengan la calma.

Comenzando 2020 una nueva epidemia en Asia hacía saltar las alarmas. Informaciones de todo tipo circulan por medios de comunicación y redes sociales, la confusión aumenta y en plena temporada de gripes y afecciones respiratorias varias empieza a cundir el nerviosismo.

Bien, ante todo mucha calma… y algo de información contrastada.

Apariencia del coronavirus

Qué es el coronavirus?

Bien, en realidad no es «el» coronavirus, sino uno de tantos. Se denominan así a un tipo de virus que presentan «clavos» en su superficie dispuestos en forma de corona. Dentro de esta familia encontramos virus como los responsables del resfriado común u otro tipo de afecciones respiratorias más severas.

Como todos los virus, necesita de la maquinaria de las células a las que infecta para reproducirse. Por sí mismo sólo cuenta con las instrucciones, contenidas en su genoma, pero necesitan de la mano de obra de otro (son los muebles de Ikea de los microorganismos….)

*El 11 de enero y tras la movilización de cientos de científicos se descifraba el genoma de este virus, que está disponible en la web para todo aquel que quiera leerlo. Hitos como estos se consiguen gracias a los esfuerzos de una comunidad científica en ocasiones injustamente infravalorada y escasamente financiada. El hecho de que el conocimiento sea público y abierto es fundamental para alcanzar estos avances en tiempo récord.

Parte del genoma del coronavirus, compuesto por un total de 30.000 aminoácidos. Todo un jeroglífico que puedes consultar en la web del NCBI

Qué pintan los murciélagos en esta historia?

Los primeros casos se detectaron a finales de 2019 en China. Los pacientes llegaban al centro médico con neumonía, pero no se encontraba el agente causante de la misma. Y aquí entra la magia de la epidemiología! los sanitarios cambian su bata por la gabardina y la lupa de detectives y empiezan a indagar: dónde han estado los pacientes últimamente? qué han comido? con quién han estado en contacto? Se va tirando del hilo hasta encontrar la conexión entre ellos para llegar al foco de la infección.

En este caso todos ellos habían estado en un mercado de animales vivos en la ciudad china de Wuhan.

Analizando el genoma se observa un tremendo parecido con el de otro coronavirus que infecta a los murciélagos. Los pobres animalejos no tienen la culpa de nada, son meras víctimas igual que nosotros. Este tipo de infecciones se denominan zoonosis, porque en el ciclo vital del virus partían tanto el hombre como otra especie animal. Ocurre con gran cantidad de parásitos y animales como el cerdo, los gatos, aves….

Cómo frenamos la epidemia?

Pues dejando trabajar a los epidemiólogos. Ellos nos darán los datos de tasa de infección, período de incubación, etc. Mientras tanto los genetistas leerán el genoma tratando de encontrar su punto débil, para desarrollar un fármaco con que tratarlo o una vacuna con la que prevenirlo.

La tasa de mortalidad de este virus es relativamente baja, menos del 3%. Llevado a la enorme población china los números asustan (solo en Wuhan el aislamiento de la ciudad alcanza los 11mill de personas), pero las tasas son bajas. Sí se está constatando que alrededor de un 20% de los infectados desarrollan formas graves de enfermedad respiratoria, un número ya considerable, y de ahí la alerta. La población de riesgo son aquellos con enfermedades respiratorias previas, inmunodeprimidos, niños y ancianos.

El trabajo de los equipos médicos está siendo impresionante. Ante la escasa información que todavía se dispone hacen tremendos esfuerzos para atender a los pacientes y paliar sus síntomas. Es enormemente importante darles tiempo y calma. No saturemos los servicios con pánicos infundados y confiemos en los profesionales científicos y sanitarios.

*La eficacia: en China han iniciado la construcción de dos hospitales en 10 días, y se han instalado webcams para que todo aquel que quiera seguir las obras en directo tenga acceso (en China! acceso a información en la red!… en fin, ese es otro tema…)

Espero que este post te haya aclarado algunas dudas. Si tienes preguntas por resolver aquí estamos para contestarlas. Ante todo: confiemos en la ciencia y recurramos a ella para obtener información contrastada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *